Evangelio 2018

27 noviembre, 2014 – Espiritualidad digital

El espejo roto

espejo   Dice san Pablo que ahora vemos confusamente, como en un espejo (1Co 13, 12). Se refiere a Cristo. Su rostro ha quedado oculto desde su Ascensión, y lo vemos reflejado en las criaturas. En cada hermano buscamos el rostro del Señor. En la Naturaleza lo atisbamos. En nuestra historia, en cuanto nos sucede, vislumbramos su faz… Pero este espejo de las criaturas, a causa el pecado, está sucio y arañado. El semblante de nuestro Salvador aparece desfigurado y envuelto en tinieblas. Estamos como cautivos en la noche, tratando de adivinar la luz por sus reflejos.

   Cuando, finalmente, el Señor vuelva, el espejo se quebrará. Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes. Para quienes viven sólo para este mundo, será día de muerte y desolación, porque toda la Creación visible se desmoronará.

   Pero quienes buscaban en las criaturas el reflejo de la faz del Salvador, y sufrían tratando de adivinar sus rasgos entre las tinieblas del espejo, saltarán de júbilo al contemplar cómo el espejo se quiebra, reverente, ante la venida del Señor que él anunciaba. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.

(TOP34J)