“Evangelio

12 Noviembre, 2014 – Espiritualidad digital

Diez sanados: nueve muertos y uno vivo

diez leprosos   De los diez leprosos que quedaron limpios por la fuerza de las palabras de Jesús, uno discutió con su mujer al llegar a casa, y poco después murió de un infarto. Otro murió dos años después, a causa de una indigestión de gambas. Un tercero falleció a los cinco años por culpa del tabaco. Al cuarto lo atropelló el camión de la basura días después del milagro. El quinto murió de viejo. El sexto, de un susto. El séptimo, por un golpe muy tonto. El octavo se cayó a una cuba de vino. Al noveno le dio un aire y se murió también. Eso sí, ninguno de los nueve murió de lepra.

   En cuanto al décimo, el samaritano… Volvió a Samaria, habló de Jesús a todos sus amigos y los condujo hasta Él. Después de Pentecostés, formó parte de una comunidad cristiana, y recibió la visita de los apóstoles. Un día se fue al Cielo, y allí sigue, vivo con el mismo Cristo que sanó su cuerpo y su alma.

   Diez fueron sanados, pero sólo él burló la muerte. Porque sólo él, además de la salud, quiso encontrar el Amor. Por eso sólo él escuchó: Tu fe te ha salvado.

(TOP32X)