Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

10 Noviembre, 2014 – Espiritualidad digital

Siete pisotones en dos horas

perdonar   Parafraseando a Lincoln, puedes perdonar a una persona una vez; puedes perdonar a algunas personas varias veces, pero no puedes perdonar a todo el mundo todo el tiempo, porque –y esto no tiene nada que ver con Lincoln– te reventarían las tripas.

   Si te ofende siete veces en un día, y siete veces vuelve a decirte «lo siento», lo perdonarás. Que tu cónyuge –por ejemplo– te pise una vez en el juanete es disculpable. Un descuido lo tiene cualquiera. «– Perdona, cariño. – No te preocupes, no pasa nada». A las dos horas, te pisa por segunda vez. «– ¡Ay, lo siento, qué torpe, lo he vuelto a hacer! ¡Perdona! – Nada, nada, no te preocupes». Al cabo de hora y media, pasa por el salón mientras lees el periódico y te pisa por tercera vez. El juanete ya es juanazo. «– ¿Será posible? ¡Otra vez! ¡Lo siento!»… Esta vez mejor te callas. Pero si, treinta minutos después, te atiza un cuarto pisotón… ¿Serás capaz de poner buena cara? ¿Y si te pisa siete veces seguidas?

   Piensa cuántas faltas de amor a lo largo del día, cuantas infidelidades, cuántos pecados veniales. Recuérdalo cuando vayas a confesar, porque Dios –seguro– va a perdonarte.

(TOP32L)

“Guía