Evangelio 2018

8 noviembre, 2014 – Espiritualidad digital

¡Bendito dinero!

dinero   Cuando, por dos veces, habla Jesús, en el evangelio de hoy, del dinero injusto, no está queriendo decir que todos nuestros ahorros sean producto de cohechos, sobornos y estafas. Al menos, no necesariamente.

   Ganaos amigos con el dinero injusto para que, cuando falte, os reciban en las moradas eternas. A causa del pecado del hombre la Creación entera fue sometida a dispersión y desorden. Las criaturas y las cosas, que debían ser camino hacia Dios, se convirtieron en motivo de tentación, y el ser humano, queriendo ser como Dios, se apoderó de ellas olvidando que no le pertenecían. Respecto al dinero, en el momento en que el hombre lo consideró como riqueza personal mereció ser llamado dinero injusto.

   Pero el cristiano está llamado a cooperar con Cristo en la tarea de la Redención, y esa tarea pasa también por el dinero. Es necesario que el hombre devuelva a Dios la moneda con la efigie del César, y recuerde que es mero administrador de sus bienes. Cuando, antes de introducir la mano en el bolsillo, o antes de firmar una transferencia bancaria, el hombre mire al Cielo preguntando por la voluntad de Dios sobre sus riquezas, entonces podremos decir «¡Bendito dinero!».

(TOP31S)

“Guía