Evangelio 2018

24 octubre, 2014 – Espiritualidad digital

Unos llegan a rastras, y otros llegan caminando

muerte   Por desgracia, he visto a gente así. Personas que llegan a la muerte arrastrados, abrazándose las piedras y los árboles del camino para intentar no cruzar esa línea tras la cual todo queda atrás. ¿Pensaban en el Juicio? ¿Temían al Juez? No lo sé; no me lo dijeron. Pero las palabras de Jesús parecen escritas para ellos: No sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al guardia. No se puede decir mejor.

   Otros he visto, sin embargo, que llegan a la muerte cansados, muy cansados, pero llenos de esperanza. Parecen caminantes que, tras un largo ascenso, alcanzan por fin la cima del monte y llegan a casa. Porque su casa no estaba en los lagos de los valles, sino en las fuentes que manan en lo alto del monte. Han pasado la vida subiendo, cayendo muchas veces y levantándose otras tantas, hasta que, por fin, el camino que siguieron besó las puertas del hogar. Parecen escritas para ellos las palabras de Jesús: Haz lo posible por llegar a un acuerdo con él, mientras vais todavía de camino.

   Ya ves: unos llegan a la muerte a rastras, y otros caminando. Todo depende de cómo se viva.

(TOP29V)

“Guía