“Evangelio

23 Octubre, 2014 – Espiritualidad digital

La santa angustia del Corazón de Cristo

angustia   No sé en qué piensan quienes creen que la religión aportará calma y sosiego a sus ajetreadas vidas. Buscan en la fe un sucedáneo gratuito del zen o del yoga, y convierten la piedad en pasatiempo para burgueses desocupados en busca de equilibrio espiritual. Luego, si el sacerdote dice algo que los inquieta, se quejan: «¡Me quita usted la paz!». Algún día, el sacerdote les responderá: «¡No sabe cuánto me alegro!».

   Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! Nuestro Señor Jesucristo recorrió los treinta y tres años de su vida con la angustia en el pecho. Esa angustia crecía conforme se acercaba al Calvario, y le hizo estallar las venas en Getsemaní. Era el resultado natural de la confrontación, en su persona, de la luz con las tinieblas, la vida con la muerte, la santidad con el pecado. En la Cruz, esa confrontación llegó a un dramático «cuerpo a cuerpo» en el que la Vida abrazó la muerte y la estranguló. Sólo después de su resurrección se mostró Cristo sereno, libre ya de su angustia.

   Apréndelo: la fe no hará que dejes de sufrir. Te hará sufrir –y mucho– por lo que realmente importa.

(TOP29J)

“Guía