“Evangelio

20 Octubre, 2014 – Espiritualidad digital

Salvado de la riada

contenedor de basura   Hace sólo unos minutos contemplaba, en televisión, imágenes de las riadas causadas por las lluvias en Tenerife. Convertidas las calles en arroyos, se llevaba el agua cuanto encontraba por delante: coches, autobuses, motos… y un pobre viandante (mejor, «aquandante»), que fue arrastrado por la corriente, hasta que un providencial contenedor de basura le sirvió de freno y lo salvó. ¡Quién lo iba a decir! El Mercedes en que gastaste miles de euros te sirve de ataúd, mientras el maloliente contenedor de basura en que arrojabas tus desperdicios salva tu vida.

   Pero así son las cosas. Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?

   Piensa uno que las riquezas, la posición social, el trabajo «estable» y el afecto humano van a salvarlo, y, de repente, llega la imparable riada de la muerte con sus aguas, lo arrolla, y se lo lleva todo a la perdición.

   Otro, en su camino hacia la muerte, topa de bruces con la Cruz, desprecio de los hombres y basura del mundo. Se abraza a Ella como al Amor de su vida… Y, asido al Crucifijo, se salva de las aguas y alcanza la eternidad.

   Las apariencias, definitivamente, engañan.

(TOP29L)

“Guía