Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

9 Octubre, 2014 – Espiritualidad digital

¿Por qué Dios tarda tanto?

esperanza   No siempre podemos estar seguros de que pedimos a Dios cosas buenas. En ocasiones, creyendo pedir panes, pedimos piedras.

   Sin embargo, algunas veces sabemos, a ciencia cierta, que pedimos pan. ¿Cómo no va a ser bueno que un pecador se convierta, que una persona equivocada rectifique, que seamos purificados de nuestras culpas, o que nos unamos a Él cada día más? Deberíamos estar seguros, en esos casos, de ver cumplida nuestra oración, según lo escrito: Vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden.

   La experiencia nos dice que no siempre es así. Pedimos la conversión de un pecador, y el pecador no se convierte. Suplicamos una mayor unión con Dios, y nos sentimos más lejos cada día… ¿Por qué?

   Por nuestra impaciencia. Dios ha prometido darnos el pan que le pedimos, pero no ha prometido ponerlo en nuestras manos antes de concluir el primer padrenuestro.

   Dios se hace esperar. Especialmente, en aquellos casos en que entra en juego la libertad humana, con la que Dios no gusta de tomarse atajos. Es preciso, entonces, perseverar en la oración, aunque nos lleve años. Y hacerlo con la firme esperanza de que se nos concederá lo que imploramos.

(TOP27J)

“Guía