Evangelio 2018

8 octubre, 2014 – Espiritualidad digital

¿Por qué santificarlo si ya es santo?

santificado sea tu nombre   Si el nombre de Dios es santo… ¿por qué nos manda Jesús pedir Padre, santificado sea tu nombre?

   El nombre de Dios fue un día pronunciado sobre nosotros. Entonces comenzamos a existir: «Eres el amado de Dios, su pequeña criatura y un pedazo de su corazón». Todo esto, y más, se nos dijo desde el Cielo el día en que fuimos alumbrados en el seno materno. Nacimos con el nombre de Dios escrito en las entrañas del alma.

   Entonces decidimos apropiarnos de nuestras vidas, y pecamos. Le robamos a Dios nuestros cuerpos, nuestras mentes y nuestros corazones. Su nombre, grabado en nosotros como un sello, quedó profanado y entregado a las tinieblas.

   Santificado sea tu nombre significa: «Recupera, Padre, lo que es tuyo. Líbranos de las ataduras del pecado, purifícanos y conságranos de nuevo. Limpia en nosotros el nombre que una vez escribiste en nuestras almas, y haz que brille de nuevo, para que cuantos nos vean conozcan que somos tuyos».

   Pídelo mucho. Y, cuando el nombre de Dios sea santificado en ti, tu vida volverá a ser un lienzo en el que Cristo, con su sangre, ha escrito el nombre de su Padre para que los hombres lo lean.

(TOP27X)

“Guía