Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

6 Octubre, 2014 – Espiritualidad digital

Solamente una cosa…

solamente una cosa   Dios, que es Padre, y Padre bueno, está dispuesto a dar pan a todo el que lo pida, a dejarse encontrar por todo el que lo busque, y a abrir sus puertas a todo el que llame. Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá.

   Solamente una cosa es necesaria: que el hombre pida, que busque, y que llame. Porque Dios no impone sus dones a nadie, ni obliga a nadie a aceptar su presencia, ni introduce a nadie a la fuerza en el Cielo.

   El hombre debe pedir y no cansarse. Debe pedir como quien pide pan, como el niño que sabe que no puede alimentarse a sí mismo y busca su sustento en el Amor de su Padre.

   El hombre debe buscar sin descanso, como el extraviado que busca el camino de casa, como quien está a oscuras y busca la luz, como busca el preso la salida de su encierro.

   El hombre debe llamar sin ceder al desaliento. Debe llamar como llama el hijo arrepentido a las puertas de su Padre, como llama el amante despreciado a las puertas de su amada, como llama la lluvia en los cristales de la casa.

(0510)

“Guía