Liber Gomorrhianus

5 Octubre, 2014 – Espiritualidad digital

¡Qué malo es quien nos dice la verdad!

verdad   Todos amamos la verdad… Hasta que nos la dicen en la cara. Me refiero a esos momentos en que la verdad duele. A nadie le molesta que le digan que tiene buena figura. Pero ¿cuántos pueden soportar que se les diga que son egoístas, o desobedientes, o soberbios? ¿o, simplemente, que se han equivocado? Y, sin embargo, pocas personas nos hacen tanto bien como quienes nos muestran nuestros defectos. Y entre ellos incluyo a quienes nos los dicen de mala manera, y con mala intención. Incluso ellos nos hacen un favor, aún sin quererlo.

   Agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron. Aquel hombre se acercó a los viñadores para recordarles la verdad: que la viña no era suya, que debían rendir cuentas, que no podían hacer con los frutos de aquella viña lo que les viniese en gana… Y así salió, el pobre, de malparado.

   Por desgracia, lo hacemos muchas veces. A quienes nos recuerdan verdades que nos duelen los sacamos de nuestra vida y los «matamos» en el recuerdo.

   Con todo, llegará un día en que tengamos que afrontar la verdad, queramos o no. Y ese día quizá encontremos no uno, sino dos pecados que lamentar.

(TOA27)

“Guía