Evangelio 2018

30 septiembre, 2014 – Espiritualidad digital

Eufemismos y revelaciones

eufemismo   El eufemismo es la palabra vergonzante con la que pretendemos cubrir la realidad para ahorrarnos los aspectos desagradables. Quizá el caso más clamoroso de nuestros días sea esa «interrupción voluntaria del embarazo» con la que algunos quieren cubrir el terrible crimen del aborto. Hacer que algo malo suene bien es una forma cruel de mentir.

   El modo en que Lucas se refiere a la muerte de Jesús es delicioso: Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo… No es un eufemismo. Al revés: en el caso de Cristo, es la palabra «muerte» la que lleva encerrada una mentira. Resolver el misterio de la Cruz diciendo que Jesús ha muerto es mostrar una realidad oscurecida y parcial. Cristo, sobre el leño, emprendió su viaje al Cielo, y en ese viaje nos asoció a nosotros, si tomamos su mano llagada.

   Lo mismo sucede con el cristiano. Decir de un cristiano que «ha muerto» es faltar a la verdad. El cristiano no muere, entrega la vida. El hijo de Dios no «fallece», se va al Cielo. Que tarde mucho o poco en llegar es asunto distinto. Pero quien muere en gracia de Dios no muere; emprende el viaje de Cristo.

(TOP26M)