“Evangelio

25 Septiembre, 2014 – Espiritualidad digital

El perfecto idiota

frivolidad   Confieso que siento una morbosa debilidad por Herodes. Me parece el frívolo perfecto, el idiota ideal, el paradigma más claro de lo que muchos buscan en la vida. No tengo la menor duda de que, en nuestro siglo, hubiese sido el mejor pagado de los participantes en nuestros «Gran Hermano», «Sálvame», y sucedáneos.

   Era religioso sin mezcla alguna de piedad. Creía en el más allá por aburrimiento. Se entretenía con lo esotérico por curiosidad burguesa. Le hubieran encantado nuestras «médiums» y nuestras sesiones de espiritismo televisado.

   Unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Se rodeó de una corte de curiosos tan frívolos como él. Sin otra cosa que hacer, hablaban de religión, lo cual consistía en hablar de espíritus, apariciones, exorcismos y fantasmas. ¡Lo que hubieran dado una Milá o una Gemio por llevar un micrófono a semejantes tertulias!

   Mira: la frivolidad es incompatible con la religión. Si no quieres hacer el ridículo, piensa en tu conversión y abandona ese gusto por lo extraordinario con el que ni siquiera has conseguido tratar mejor a tu cónyuge. ¡Pon pie en tierra de una vez!

(TOP25J)