Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

16 Septiembre, 2014 – Espiritualidad digital

¿Un sentimiento inútil?

compasión   Eso que llamamos «lástima» ¿qué es? Significa lo mismo que «compasión». Supone que el sufrimiento ajeno hace mella en el corazón propio. El compasivo multiplica sus dolores, porque no sufre sólo su contrariedad, sino también la de los demás. En una civilización que huye del dolor, la compasión podría acabar convirtiéndose –como en el s. XVII dijo el filósofo Spinoza– en un sentimiento inútil. ¿Por qué no cambiar el corazón por una piedra, si nada solucionamos compartiendo el sufrimiento del prójimo?

   Al verla el Señor, le dio lástima. Y aunque, en este caso, fue la compasión más que útil –porque Jesús resucitó al hijo de aquella mujer–, en gran parte de las ocasiones Jesús sufre con el hombre sin ahorrarle a él sus dolores. Los comparte y los presenta al Padre. He aquí el misterio de la Cruz.

   Antes de pensar en que esa compasión me ha redimido, ya me siento acompañado por Dios. Saber que Cristo siente lástima de mí y sufre conmigo cambia por completo el panorama del dolor, porque lo perfuma con el Amor más dulce que pueda un hombre conocer. Lo diga o no algún filósofo, la compasión de Dios hace que «dé gusto sufrir».

(TOP24M)