Evangelio 2018

7 septiembre, 2014 – Espiritualidad digital

Gracias… Por nada

si tu hermano peca   «Merci pour ce moment» es el título del libro que ha escrito la ex-compañera del presidente francés, sacando a la luz, en un arrebato de despecho, todas las miserias del premier galo. Y como la mujer parece haberse desquitado, me queda por decir «¡Pobre Hollande!». Supongo que a nadie le gusta ver aireadas por el universo mundo sus deficiencias más íntimas.

   ¡Y pobres de nosotros! Vamos siempre con tanta prisa, que leemos a toda velocidad, y, cuando tomamos en las manos los santos evangelios, recorremos sus líneas de cuatro en cuatro.

   Así nos va. Leemos: Si tu hermano peca… Y, rápidamente, nuestros ojos se saltan cinco frases y empalman el resultado: Díselo a la comunidad. Total, que, en cuanto vemos una deficiencia en nuestro prójimo, nos falta tiempo para decírselo a todo el mundo, o para publicarlo a los cuatro vientos.

   Es domingo. No tienes tanto que hacer. Lee despacio: Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. ¿Ves? Es distinto. Tratar así los pecados ajenos conlleva cariño al prójimo. Y, aunque ese cariño no sea correspondido, porque al prójimo no le guste que le muestres sus vergüenzas, al menos ante Dios podrás decir que lo has amado.

(TOA23)