“Evangelio

12 Agosto, 2014 – Espiritualidad digital

De pastores y burgueses

buen_pastor_22    Cuando un pastor que tiene cien ovejas pierde una, siempre le queda el remedio de mirar a las otras noventa y nueve y dejarse consolar por ellas. Después, si le sobra tiempo entre sus muchas ocupaciones, ya saldrá en una tarde de sábado a caminar por el bosque llamando a la extraviada… Por si acaso.

    No así el buen pastor: Deja las noventa y nueve en el campo y va en busca de la perdida. Hay un Pastor que no está dispuesto a descansar, ni a dejarse consolar hasta que encuentre a la oveja perdida. Y es capaz de dejar en el Cielo a los ángeles, y a su propio Padre, y venir a morir a la Tierra para cargar sobre sus hombros a aquélla por quien llora.

    En esto distingue al santo del «burgués piadoso». Basta con que le pidas que te presente a sus amigos. El burgués te mostrará a su «camarilla» espiritual, a personas que piensan como él y le hacen descansar. El santo, que no quiere descansar, te presentará a un rebaño perdido de ateos, idólatras y descreídos a quienes ama con todo el corazón. Me refiero al corazón de Cristo, que es corazón de pastor.

(TOP19M)