Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

31 Julio, 2014 – Espiritualidad digital

Los buenos y los malos

lobueno_lomalo    Responder a la pregunta «¿quiénes son los malos?» resulta muy sencillo: los demás. ¡No voy a ser yo! Y, especialmente, algunos «demás».

    Está claro que somos especialistas en respuestas sencillas. Pero la Escritura es especialista en respuestas verdaderas. Y la Escritura dice: No hay uno que obre bien, ni uno solo (Sal 13, 3). Y también: Nadie es bueno sino sólo Dios (Mc 10, 18). Y también: Si vosotros, que sois malos… (Mt 7, 11).

    Saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.

    Si acepto la primera de las respuestas (la nuestra), el Juicio Final es cosa sencilla: todo el mundo al Infierno menos yo y quienes yo diga. Punto. Y no hace falta que se moleste el Señor en hacer la tarea: ya me encargo yo.

    Pero si creo a la Biblia, el único que puede salvarse es Dios. Y, aunque me es más cómoda la primera respuesta, como no quiero ser idiota, aceptaré la verdad y obraré en consecuencia: me esconderé, por la gracia y la vida de oración, en Dios, y allí esperaré el Juicio. No hay refugio más seguro.

(TOP17J)