Liber Gomorrhianus

25 Julio, 2014 – Espiritualidad digital

No. No podemos

no podemos    No se si va con segundas o con terceras, pero cada vez que decimos «Podemos» deberíamos añadir la cita: Mt 20, 22. O, mejor aún, escribirlo en latín, que es como aparece en la Vulgata: Possumus (Mt 20, 22). Queda mejor, y así está claro que no nos inventamos nada.

    La traducción litúrgica española, siempre mejorable, ha optado por un «lo somos» como respuesta de Santiago y Juan a la pregunta de Jesús: ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber? Pero, si queremos una traducción más literal, el diálogo sería: -¿Podéis? – ¡Podemos!

    En todo caso, ni Santiago ni Juan sabían de lo que hablaban o lo que decían. Si hubieran sabido entonces que Jesús les estaba invitando a padecer con Él, quizá se lo hubiesen pensado dos veces antes de responder. Y, aunque pensaran que se refería el Señor a una copa de cerveza, responder podemos era una insensatez. Días después se lo manifestaría el propio Señor: Sin mí no podéis hacer nada (Jn 15, 5).

    No. No podemos. No podemos nada sin Cristo. Tan sólo podemos hacer el mal, y el mal es nada, como nada es la muerte. Pero la nada duele. Cuidado.

(2507)