Liber Gomorrhianus

22 Julio, 2014 – Espiritualidad digital

Los que no se conforman

María Magdalena    Sólo tres palabras: Da media vuelta. En su contexto, me parecen tres palabras maravillosas. Porque María Magdalena tiene delante nada menos que dos ángeles. No es algo que se vea todos los días. Tras un breve intercambio de dos frases, cuando entiende que no la ayudarán a encontrar a su Amor, decide ignorarlos, y se da la vuelta para proseguir su búsqueda.

    Somos almas que desean; no es poco, pero todo depende del blanco al que el deseo apunta. Hay personas con deseos mediocres, que se detienen cuando en el camino han encontrado un charco, plantan su tienda y se quedan allí. Otros, que desean más, pueden pasar de largo, sedientos, ante el charco, y continuar hasta hallar un estanque. Cuando lo encuentran, plantan su tienda y permanecen allí.

    Pero hay personas a quienes el charco y el estanque les parecen poco. Son capaces de pasar de largo, y continuar sedientos su camino hasta que alcanzan las cimas donde brotan las fuentes de agua más pura. Esas personas dejarán atrás la belleza de un ángel, y les parecerá fealdad, porque buscan una belleza mayor: la de Cristo. Y no descansan hasta que la encuentran. María Magdalena es de esas personas.

(2207)