Liber Gomorrhianus

14 Julio, 2014 – Espiritualidad digital

Suegras peligrosas

suegra    «Cómo se nota que el Evangelio está inspirado por el Espíritu Santo» -me decía una buena mujer- «Eso que dice Jesús de he venido a enemistar a la nuera con su suegra es toda una verdad de fe. Si usted conociera a mi suegra lo entendería». Pero me da la impresión de que, para ese tipo peculiar de enemistad entre nueras y suegras, no era necesario que el Verbo Divino viniese a la Tierra. Ya nos bastábamos solos.

    En ocasiones, la suegra siente que la nuera «le ha robado» al niño. No es ningún secreto que toda buena esposa es un poco «madre» del esposo. Tampoco lo es, aunque nos empeñemos en negarnos, que la mayoría de los hombres necesitan que la mujer los cuide. Tras años de sacrificio protegiendo al retoño, siente la suegra que la nuera se lo roba para cuidarlo ella. Pero jamás -piensa la suegra- lo hará tan bien como la mujer que lo llevó en su vientre. Entonces se entromete, pregunta, aconseja, y no renuncia a seguir protegiendo al niño. Algunas suegras destrozan matrimonios por no tener a raya su instinto maternal.

    Qué complicados somos, ¿verdad? Y lo peor es lo que nos cuesta reconocerlo.

(TOP15L)