Evangelio 2018

25 junio, 2014 – Espiritualidad digital

Frutos a 100Mb/s

vinilo-electronica-arbol-para-portatil    Somos tan electrónicos, tan informáticos y tan tecnológicos, que, cuando dice el Señor: por sus frutos los conoceréis, dirigimos los ojos a los resultados inmediatos de la vida. «Este sacerdote -pensamos- llena los templos; debe ser un santo», «Esta persona ha fundado una congregación que ya cuenta con miles de miembros en menos de dos años; sin duda habrá que abrir su proceso de canonización cuando muera».

    ¡Pobres de nosotros! Con la misma lógica, si hubiéramos contemplado a Jesús crucificado, abandonado por los suyos y tenido por blasfemo, hubiéramos dicho: Rey de Israel es: que baje ahora de la cruz, y creeremos en él (Mt 27, 42).

    Y es que, a veces, eso que tenemos por frutos no son sino la piel del árbol. Y también nos advierte hoy el Señor contra quienes se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces.

    Los verdaderos frutos de la vida de una persona no surgen hasta después de la muerte, como sólo tras la muerte del grano de trigo se alza la espiga. Hay quienes viven solos, mueren solos, y son padres de pueblos. Y hay quienes viven entre aplausos, mueren aplaudidos por multitudes, y son estériles como ladrillos.

(TOP12X)