Evangelio 2018

11 mayo, 2014 – Espiritualidad digital

La voz que remueve las entrañas

voz    En su «Tratado sobre el Amor de Dios» cuenta San Francisco de Sales cómo las perdices se roban los huevos unas a otras para empollarlos. Pero si el perdigón, una vez nacido, encuentra a su verdadera madre, rápidamente la reconoce, huye con ella y abandona a la extraña. Así le sucede a mucha gente criada por el mundo cuando escucha la voz de Dios.

    Al Buen Pastor las ovejas lo siguen, porque conocen su voz. ¿Cómo crees, si no, que Mateo o Felipe cambiaron sus vidas por completo al escuchar una sola palabra de Jesús: Sígueme? ¿Abandonarías tú cuanto posees para seguir a un desconocido que con una sola palabra te llama? No lo harías, salvo que fueses el hijo pródigo y reconocieras en ella la voz de tu olvidado padre. Despertarían en el alma recuerdos de familia, romperías a llorar, y con él volverías a casa.

    Nos da miedo hablar de Dios. Y no somos conscientes de cuántas personas, si les acercásemos la voz de Dios, cambiarían sus vidas al reconocer en ella al Pastor y Padre olvidado. Recuérdalo bien: si tú no llevas la voz de Dios a esos hijos pródigos, muchos morirán huérfanos sin haberla escuchado jamás.

(TPA04)