“Evangelio

8 Mayo, 2014 – Espiritualidad digital

Los muertos no pasan hambre

hambre    Por miedo a la muerte, comemos tres veces al día. Diréis que no es por miedo, sino por hambre. Pero el hambre es miedo a la muerte. Tenemos tantos miedos como hambres.

    Comiendo tres veces al día puede un hombre vivir cien años, pero de todas formas muere. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron. Con la fabada o la paella sucede lo mismo.

    Sin embargo… Éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera. Y los mismos que, por miedo a la muerte, comen tres veces al día, sin embargo se privan de él, o se conforman con comerlo una vez por semana.

    ¿Les falta hambre? Peor: les falta vida. Sólo teme a la muerte quien conoce la vida. Los muertos no pasan hambre. Quien no conoce las maravillas de la vida espiritual no teme perderla; ni siquiera sabe lo que es. Pero quien ha gustado las delicias de la eternidad necesita el alimento diario del Pan de vida más que el pan de este mundo. Si comulgas a diario sabes de qué estoy hablando. Si no lo haces… ¿Piensas seguir viviendo sin gozar de la Vida?

(TP03J)