Evangelio 2018

6 mayo, 2014 – Espiritualidad digital

La flecha de fuego

flecha de fuego    ¿Qué vida? ¿Qué pan? ¿Qué hambre? ¿Qué sed?

    Son preguntas necesarias ante las palabras de Jesús: Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed. Porque, si las escuchas ante un crucifijo, lo que ven tus ojos parece negar lo que entra por el oído. «Dices que eres pan, pero pareces comido y triturado. Dices que das vida, pero estás al borde de la muerte. Dices que sacias el hambre, pero tu cuerpo y tu corazón están hambrientos de alimento y cariño. Dices que sacias la sed, pero gritas desde el leño: “¡Tengo sed!”».

    La Eucaristía no sacia el hambre del cuerpo, ni te hará vivir mil años sobre la Tierra. La Sagrada Hostia traspasa los sentidos como flecha de fuego, sembrando muerte y tinieblas, y alcanza lo más profundo del alma. Se clava en el mismo centro, y produce un estallido de luz y vida que embriaga el espíritu. Es tal el consuelo que allí deja, que vuelve dulce la muerte y tierna la Cruz. Todo queda bañado en Amor. Ya nada necesitas sino a Él.

    ¿Quieres vivir vida eterna? Comulga todos los días.

(TP03M)