Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

4 Mayo, 2014 – Espiritualidad digital

Huyendo de la Cruz hacia la tumba

Emaús    Me dan lástima los discípulos de Emaús. En pleno domingo de Resurrección, se alejan del Calvario: Nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves: hace dos días que sucedió

    Y así, huyendo de la Cruz, vuelven a su pueblo, al que un día abandonaron ilusionados para seguir al Maestro, al pueblo donde están sus tumbas. ¡Allí van! A esperar la muerte viendo la televisión y pidiendo «otra de gambas» en la terraza del bar.

    ¡Cuánta, cuánta gente vive -muere- así! Huyen de la Cruz: les aburre la piedad, el sacrificio les mata, la virtud les cansa y Jesucristo les parece un hombre bienintencionado que murió hace dos mil años. No hay horizonte para ellos más allá de los pocos años que podrán permanecer en este mundo. Y, entre tanto… Pues eso, entretenerse y disfrutar lo que puedan.

    También ellos, como los de Emaús, deben recibir el anuncio gozoso. Algún cristiano tendrá que acercarse y mostrarles, con su alegría, que Cristo vive. Alguien tendrá que reconciliarlos con la Cruz, y hacerles perder el miedo a dar la vida, anunciándoles la eternidad que se ha abierto en el Calvario. Y ese alguien deberías ser tú. ¿No crees?

(TPA03)