Liber Gomorrhianus

13 Abril, 2014 – Espiritualidad digital

El ramo que hoy tomas, no lo sueltes

domingo de ramos

domingo de ramos

    No lo olvides hoy, cuando tomes tu ramo y te dirijas a la iglesia: los mismos que gritaron, al paso de Jesús, ¡Viva el Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!, poco después gritarían, con idéntica fuerza, ¡Crucifícalo!

    No te llames a escándalo. Es la historia de nuestras vidas. Hasta hoy, hemos vivido entre dos bandos. Rezábamos, acudíamos al templo, y alabábamos a Dios. Y, quizá recién salidos de la iglesia, le ofendíamos con nuestros pecados.

    Ya está bien. Es hora de decidirnos. Es hora de romper, de una vez por todas, con nuestra tibieza. Es hora ser fieles con nuestras vidas a Aquél a quien alabamos con nuestros labios.

    En esta Semana Santa, que hoy comienza, vamos a mantenernos en el mismo bando hasta el final. Si hoy acompañamos a Jesús con los ramos y gritamos a su paso, acompañémosle también cuando el silencio lo cubra todo. Vivamos estos días pendientes de Él. Suframos con Él, oremos con Él, ofrezcámonos con Él y muramos con Él.

    No lo olvides: no son días de vacaciones. Tu Señor muere en una Cruz. No sueltes el ramo que ahora tomas, aún cuando tengas que morir clavado a él.

(DRAMOSA)

“Cristo