“Evangelio

11 Abril, 2014 – Espiritualidad digital

Preguntas como pedradas

preguntas    Hay preguntas que son como pedradas. Rompen los vidrios, entran en la casa y se incrustan en la pared maestra que sostiene el edificio. Una vez causados los destrozos, lo difícil es sacarlas de allí y devolverlas, debidamente respondidas, a quien las lanzó.

    En torno a la Pasión de Cristo, la pregunta es siempre la misma: ¿Por cuál de ellas me apedreáis? Más tarde, iniciada la Pasión, en casa de Anás preguntará Jesús al soldado que acaba de abofetearlo: ¿Por qué me pegas? (Jn 18, 23). Dentro de una semana, ante la Cruz, escucharemos al profeta Miqueas: Pueblo mío, ¿qué te he hecho? ¿En qué te he ofendido? ¡Respóndeme! (Mi 6, 3).

    ¡Respóndeme! ¿Por qué? ¿Por qué has llevado a la Cruz, con tus pecados, a Aquél que vino, lleno de Amor, a redimirte? ¿Por qué sigues ofendiéndolo y crucificándolo?

    No es fácil, pero es urgente. Dile la verdad: «Señor, no te crucifico porque te odie. Te crucifico porque, si tengo que elegir entre Tú y yo, me prefiero a mí aunque para ello tengas que morir Tú». Y, tras haber respondido, si aún no has muerto de vergüenza, arrepiéntete y conviértete. La Semana Santa está a punto de comenzar.

(TC05V)

“Cristo