“Evangelio

2 Abril, 2014 – Espiritualidad digital

El Cielo sin muerte ni juicio

fe    En el centro del alma de todo hombre hay una puerta. Si esa puerta se abre, y el hombre la cruza, ingresa en la eternidad y pregusta, ya en la Tierra, los gozos que los santos experimentan en el Cielo.

    Quien escucha mi palabra y cree al que me envió posee la vida eterna y no se le llamará a juicio. Ahí tienes el camino para llegar al Cielo sin muerte ni juicio: la fe.

    Quien escucha mi palabra. Todo empieza en el oído, porque los ojos del cuerpo quedan a oscuras. La palabra de Cristo pasa a través del oído; debes dejar que, rodeada de silencio, entre hasta el fondo del alma, para, allí, abrazarla amorosamente.

    Y cree al que me envió. Allí, en lo profundo del espíritu, la palabra despierta recuerdos grabados a fuego desde que naciste. Es Dios, tu Dios, quien habla. Se postran entendimiento y voluntad. El silencio lo llena todo.

    Posee la vida eterna. La puerta se abre. Abrazaste la palabra, y ahora la palabra te abraza a ti. Eres un niño en el regazo de su Padre. Y los niños no son juzgados, sino amados. Ya no quieres salir de allí. Es el Cielo.

(TC04X)