Evangelio 2018

31 marzo, 2014 – Espiritualidad digital

El funcionario que creyó dos veces

fe    Cuando Jesús dijo al funcionario (¡Qué traducción tan espantosa!) que su hijo estaba curado, el hombre creyó en la palabra de Jesús. Aquí, creyó significa que se fió de lo que Jesús decía, que lo dio por cierto.

    Y cuando el probo funcionario comprobó que, efectivamente, su hijo había recobrado la salud a la misma hora en que Jesús se lo había anunciado, creyó él con toda su familia. Aquí, sin embargo, creyó significa que los ojos de su alma se abrieron, y con ellos, tanto él como su familia, vieron en Cristo al Hijo de Dios. Tampoco a los familiares se les ahorró el primer paso: primero creyeron lo que decía el funcionario, es decir, que Jesús le había dicho que el pequeño estaba sano. Y, después, recibieron el don de la fe sobrenatural: vieron a Dios entre los hombres en la persona de Jesús.

    Cuando alguien te diga: «me gustaría creer, pero la fe es un don y yo no lo he recibido», respóndele que, para recibir ese don, primero hay que fiarse. Dile que haga como el funcionario y su familia: que se fíe de la Iglesia, portadora de la voz de Dios. Después vendrá la fe.

(TC04L)