Liber Gomorrhianus

28 Marzo, 2014 – Espiritualidad digital

Inquietudes de un joven de 17 años

joven-orando    Tiene 17 años, y me ha dicho que está cansado. Ante mi extrañeza, me ha explicado que le cansan las cosas, los artefactos electrónicos, los estudios y las expectativas creadas en torno a él. Piensa que sólo descansará cuando haya encontrado el amor. Y yo, que no escucho frecuentemente palabras como ésas en jóvenes de su edad, le he llevado al sagrario y he puesto en su mano unos evangelios.

    Allí le he dejado, y me he marchado pensativo y agradecido. Comprendo bien su cansancio, porque este mundo es muy cansino y sólo el Amor de Dios sosiega el alma.

    Muchos piensan en el Cielo como en un lugar maravilloso lleno de cosas y personas maravillosas. Pero no se dan cuenta de que los lugares cansan, porque hay que recorrerlos. Y el Reino de Dios es descanso. El joven de quien hablo ya sabe más que ellos.

    -Amar a Dios con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos… -No estás lejos del Reino de Dios. El Cielo es el Amor. Y quien lo encuentra no necesita esperar a morir para gozarlo.

(TC03V)

“Cristo