Liber Gomorrhianus

27 Marzo, 2014 – Espiritualidad digital

La falsa religión y su ídolo secreto

falsa religión    Presumo que la mayoría de quienes leéis estas líneas sois creyentes, rezáis, y procuráis frecuentar los sacramentos. Por eso no os advertiré contra los peligros del ateísmo ni os pediré que dejéis de arrojar piedras contra la Iglesia. Prefiero advertiros contra la falsa religión. No todo el que reza y frecuenta los sacramentos es cristiano.

    Si echa los demonios es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios. Estas palabras no las pronunciaron ateos ni «comecuras», sino personas que oraban siete veces al día, ayunaban y daban en limosna el diezmo de cuanto tenían. Podría pensarse que serían los primeros en reconocer al Mesías, ya que se suponía que estaban cerca de Dios. ¿Por qué, entonces, cuando el Mesías llegó, prefirieron tomarlo por un demonio?

    Porque, de haberlo reconocido como Dios, hubieran tenido que negar lo que secretamente creían: que Dios eran ellos. Rezaban, ayunaban y daban limosna, pero todo según su voluntad. Tenían perfecto control sobre su religión, y sólo Dios puede ostentar ese control. Ellos eran Dios, y a sí mismos se rezaban. Haber reconocido a Jesús como Mesías hubiera supuesto arrodillarse, caer por tierra y entregar cuanto tenían… Demasiado para quien no está dispuesto a obedecer.

(TC03J)

“Cristo