Evangelio 2018

22 marzo, 2014 – Espiritualidad digital

¿Qué hace falta para poder confesarse?

hijo pródigo    Nos enseñaron, de pequeños, las cinco condiciones necesarias para acudir al sacramento del Perdón: «examen de conciencia, dolor de los pecados, propósito de la enmienda, decir los pecados al confesor y cumplir la penitencia». Las cinco son verdaderas y necesarias. Pero quien exija que se cumplan a la perfección no ha entendido nada; ha olvidado que el sacramento es para pecadores, no para santos. Y -peor aún- ha echado en olvido la misericordia de Dios. No tiene sentido exigir al pecador que sea santo antes de confesarse. Con la ayuda de la gracia, podrá serlo después. Antes no es más que un pobre hombre herido por el pecado.

    Poco le exigió el padre al hijo pródigo. Le bastó con que volviese a casa y dijera -con un discurso medido e interesado- que había pecado. Y aquel padre se le echó al cuello y se puso a besarlo.

    Por tanto, y sin negar las cinco condiciones que aprendí de pequeño, si hoy alguien me pregunta qué hace falta para poder confesarse, le digo: «Tener pecados y saberlo. Lo demás déjaselo al confesor». Y os aseguro que me quedo muy tranquilo. He visto de lo que es capaz la misericordia de Dios.

(TC02S)

“Cristo