Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

10 Marzo, 2014 – Espiritualidad digital

Conmigo lo hicisteis…

conmigo lo hicisteis    En el fondo, es sencillo. No digo que sea fácil, digo que es sencillo.

    Ayer juzgaste a esa persona que te resulta desagradable, e incluso hablaste mal de ella… Conmigo lo hicisteis. Juzgaste a Cristo y hablaste mal de Cristo.

     Tu cónyuge necesitaba ayuda, y tú te encerraste en tu habitación. Estabas -decías- muy cansado… Conmigo lo hicisteis. Negaste tu tiempo a Cristo cuando te necesitaba.

    Te has enfadado con tus hijos, y les has gritado para desahogar tu cólera… Conmigo lo hicisteis. Has gritado a Cristo, y te has encolerizado con Él.

    Viste en tu teléfono el número de esa persona tan cargante, y pensaste en no responder la llamada. Pero, al final, respondiste y la escuchaste durante media hora… Conmigo lo hicisteis. Escuchaste a Cristo, y le ofreciste comprensión.

    Querías quedarte en casa viendo la televisión, pero tus hijos te pidieron que salieras con ellos al parque. Finalmente perdiste la tarde con ellos… Conmigo lo hicisteis. Acompañaste a Jesús toda la tarde.

    Hablaban mal, ante ti, de cierta persona, y puede que con razón. Pero tú la defendiste, sacando a relucir lo bueno que hay en ella… Conmigo lo hicisteis. Defendiste al propio Cristo. Él te lo pagará.

(TC01L)

“Cristo