Liber Gomorrhianus

2 Marzo, 2014 – Espiritualidad digital

Cepos y cadenas

cepos    Algo anda mal en la naturaleza humana cuando lo que deberían ser instrumentos y ayudas se convierten en cepos y cadenas. Me refiero al dinero y a los bienes materiales. Tendrían que ser herramientas que nos facilitaran la tarea para la que hemos sido creados: el servicio de Dios. Y, sin embargo, como no estemos precavidos se convierten en dioses a quienes acabamos sirviendo, apartándonos del Dios verdadero. Nos atenazan, nos atan a la tierra, y nos impiden elevarnos. ¿Quién no se ha sorprendido pensando en la reparación de la nevera, en un problema informático, o en cualquier preocupación terrena durante la consagración de la Misa? Por no hablar de las personas que no pueden salir de casa sin el teléfono móvil, ni de los politonos que suenan durante la celebración de Santo Sacrificio?

    No podéis servir a Dios y al dinero. El servicio de Dios es incompatible con el apego a los bienes materiales. Y la solución, para un seglar, no es vivir como un franciscano mendicante; no os lo pide Dios. La solución es cuidar muy bien la vida espiritual, y hacer ejercicios constantes de mortificación para evitar que las cosas se nos queden pegadas y nos atrapen.

(TOA08)

“Cristo