“Evangelio

23 Febrero, 2014 – Espiritualidad digital

Tus enemigos íntimos

enemigos    Piensan muchos que las palabras de Jesús acerca del amor a los enemigos no van con ellos. Ellos -dicen- no tienen enemigos.

    Mentira. Vivimos rodeados de enemigos. Tu mujer, tu marido, tus hijos, tu padres, tus compañeros de trabajo y el propio Dios son enemigos tuyos. ¿No te defiendes de ellos continuamente? No encuentras tiempo para ti, no te dejan en paz, no puedes hacer lo que quisieras… Te están robando la vida. Llegas al trabajo, y quieres que te dejen en paz y no te pidan favores. Vuelves a casa, y te parapetas en tu habitación, en tus hobbies o en el televisor porque tienes derecho a descansar. Dios no para de acosarte: ¿por qué lo que me gusta tiene que ser pecado? ¿por qué no me deja Dios hacer lo que me apetece? Vives en guerra continua con tu prójimo y con tu Creador, y por eso no encuentras la paz.

    Amad a vuestros enemigos… Anda, ríndete. Deja que los demás se vivan tu vida, y sirve a Dios de buena gana, no a regañadientes. Convierte a tus enemigos en amigos, y verás lo feliz -y lo santo- que puedes llegar a ser. Basta con que seas generoso.

(TOA07)

“Cristo