Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

14 Febrero, 2014 – Espiritualidad digital

Personas felices en medio de un mundo triste

La mies es abundante, y los obreros pocos    En España, el suicidio es la mayor causa de mortalidad no natural. La crisis ha llenado el aire de tensión. En los centros de trabajo, los EREs van y vienen, creando suspicacias, miedos y ansiedad. Si te fijas en los rostros de la gente, ves caras serias. Ayer, en Mercadona, casi contemplo como una de las chicas de la caja le daba un mordisco a la supervisora… ¿Qué está pasando?

    Ayer, también, hablé con una mujer que vive en permanentes números rojos. Su marido está enfermo, y la vida familiar es una prueba diaria para los nervios de todos. Me decía: «Mi historia de amor con Dios es lo más hermoso que ha sucedido jamás en la Tierra. Soy muy, muy feliz». Yo recordaba la escena de Mercadona, y se me esponjaba el alma. Me asaltaron las palabras de Rick, en «Casablanca»: «El mundo se desmorona, y nosotros nos enamoramos». Sin embargo, ¿cuántos podemos decir que nuestra historia de amor con Dios es maravillosa y que somos muy felices? Muy pocos.

    La mies es abundante, y los obreros pocos. No desmerezcamos tanto como hemos recibido. No nos encerremos. Tenemos mucho que repartir, y fuera hay mucha necesidad. Es urgente.

(1402)