Evangelio 2018

27 enero, 2014 – Espiritualidad digital

Sobre la blasfemia contra el Espíritu Santo

blasfemia contra el Espíritu Santo    Quizá sea uno de los textos evangélicos que provoca más preguntas y suscita más perplejidades. ¿Qué es la blasfemia contra el Espíritu Santo? ¿Cómo es que no puede ser perdonada? ¿Podemos decir que la misericordia de Dios es infinita, si existe un pecado «imperdonable»?

    El que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre. Desde luego, el texto no es para tomarlo a broma. Menos aún si pensamos que se trata de un pecado cometido por muchas personas hoy día.

    Tú estás sediento, y Dios, compadecido de ti, alumbra ante tus ojos una fuente. Tú la miras, y dices: «Está envenenada. No beberé de ella». ¿No acabas de condenarte a ti mismo a morir de sed? ¿Dirás que Dios te ha matado en su crueldad, o que tú te has buscado la muerte por tu incredulidad?

    Ésa es la blasfemia contra el Espíritu Santo: «Creo en Dios, pero no en la Iglesia». ¿Qué harás ahora, si Dios ha alumbrado, precisamente en su Iglesia, la fuente por la que manan su misericordia y el perdón de tus pecados? Si te niegas a recibir el perdón donde Dios te lo ofrece, no encontrarás perdón jamás.

(TOP03L)