“Evangelio

12 Enero, 2014 – Espiritualidad digital

Un perfecto desconocido

Bautismo del Señor    Quienes habían acudido aquel día al Jordán para ser bautizados por Juan se asombraron al escuchar la voz de Dios: Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. ¿Quién era aquel hombre? Un artesano, hijo de un artesano. Nada más.

    Durante treinta años, Jesús había vivido su vida como cualquier otro judío: estudiando, jugando, y, más adelante, trabajando. Tan sólo sus familiares y vecinos lo conocían.

    Y, sin embargo, no fueron aquellos treinta años menos redentores que los tres que pasaría predicando a las gentes y obrando signos. Ni fueron menos redentores que las tres horas que permanecería clavado en la Cruz. Cada minuto de esos treinta años, vivido en obediencia a su Padre, fue tan sacerdotal como cada uno de los que viviría en adelante. Si Cristo hubiese muerto con 17 años a consecuencia de una pulmonía, hubiéramos sido redimidos también por su sacrificio. Pero no nos hubiésemos enterado. Durante ese tiempo, pasó perfectamente desapercibido.

    Ésa es la vocación de la inmensa mayoría de vosotros: redimir el mundo unidos a Cristo sin que nadie se entere. Obedeciendo y amando, entregando la vida en silencio con cada minuto de oración y trabajo, de vida familiar y de soledad con Dios.

(BAUTSRA)