Liber Gomorrhianus

10 Enero, 2014 – Espiritualidad digital

En tus labios se derrama la gracia

palabras    Dice el salmo 44: Eres el más bello de los hombres, en tus labios se derrama la gracia (Sal 44, 3). Y dice hoy san Lucas: Todos se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios.

    Ciertamente eres, Jesús, el más hermoso de los hijos de Adán. Porque eres perfecto Dios, belleza suma, y perfecto hombre, en quien alcanza su plenitud la humanidad.

    Es esa plenitud, el Cielo que llevas dentro, la que se derrama, gota a gota, en tus labios cuando hablas. La misma que se verterá a raudales sobre la Tierra cuando te atraviese la lanza del soldado. Dos mil años meditando tus palabras, y siguen siendo más dulces que la miel de un panal que destila (Sal 18, 11). Con un solo versículo del Evangelio puede un alma pasar horas embelesada, saboreando cada letra, paladeando cada sílaba. Cada una de tus frases abre una puerta, y a través de ella podría uno entregar la vida entera.

    Hoy, dos mil años después, tus palabras siguen siendo espíritu y vida (Jn 6, 63). Has venido al mundo, y ya no tengo otra cosa que hacer hasta que muera: sentarme a tus pies y escuchar tus palabras.

(1001)