“Evangelio

6 Enero, 2014 – Espiritualidad digital

Los que van tras una estrella

estrella    Hay quien vive como si se le hubiese caído a Dios del bolsillo en un descuido, y hubiese aterrizado en el pueblo que lo vio nacer. «Ya que estoy aquí» -parece decirse- «trataré de pasar el tiempo lo mejor posible antes de morirme». Su existencia consiste en esperar a la muerte sin sufrir demasiado. La muerte lo coge en el punto donde empezó su vida, con unos kilos más y unas monedas ahorradas. Se lo lleva, los kilos se pudren, y las monedas son dilapidadas por los herederos. Una existencia inútil.

    Y hay quien vive siguiendo una estrella. Sabe que no está aquí por causalidad, que tiene una misión que cumplir y un destino que alcanzar. Es consciente de que Alguien lo llama, y que, sólo cuando llegue a Él, su vida alcanzará la plenitud.

    Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Estas personas miran al Cielo cada día; son almas de oración. Conocen su impotencia, y el hecho de que no podrán llegar sin ayuda allí donde han sido llamados. Por eso obedecen, y se dejan guiar.

    Vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron. Estas personas no mueren. Llegan a casa.

(0601)