“Evangelio

25 Diciembre, 2013 – Espiritualidad digital

Palabra que se escucha con los ojos

Palabra        Dios se ha pronunciado a Sí mismo sobre la Tierra. Es el Verbo, la Palabra, el «te quiero» de Dios a los hombres quien yace en el pesebre de Belén. Sólo envuelto en silencio puede ser escuchado ese discurso que suena como el vagido de un niño. Quédate callado ante el Misterio, y asómbrate.

    El Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros. Esta Palabra debe ser escuchada con los ojos. Aprende de la Virgen, y no quieras hacer filosofías ni devanarte los sesos. Tan sólo mira, y no te canses de mirar. Deja que la ternura divina, recién amanecida en Belén, lo vaya llenando todo por dentro.

    Tus problemas, tus dolores, tus heridas y miserias siguen ahí; no se han ido. ¿Acaso esperabas ser transportado al Cielo tan temprano? No. Es el Cielo el que ha venido a ti. Y esos problemas, dolores, heridas y miserias son ahora el pesebre y el establo sobre el que el Amor de Dios se tiende, misericordioso y compasivo. Al besar de este modo tu frágil barro -fíjate bien- todo lo transforma en Amor. Dios no borra tus heridas; las besa, y, al besarlas, las hace suyas. Ya no estás solo. ¡Feliz Navidad!

(2512)