“Evangelio

21 Diciembre, 2013 – Espiritualidad digital

Al alcance de la luz

navidad    Vuelvo a lo mismo: la alegría de la Navidad no está al alcance de todos, aunque todos pueden ponerse a su alcance. El gozo navideño es un gozo espiritual, un torrente de júbilo que se apodera del alma al conocer la visita de Dios, y que se desborda a través de la carne en celebraciones festivas. Sólo quien ha conocido los gozos espirituales sabe qué grados de felicidad puede alcanzar el hombre. Pero, para conocerlos, es preciso que el alma sea despertada por el Soplo divino.

    En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo… Sólo el Espíritu puede captar los sonidos de Dios y tomar parte en sus alegrías. Únicamente las almas de vida interior, que viven en gracia y conocen el Amor de Cristo, podrán deleitarse con las claridades apacibles de la Navidad. Juan e Isabel, llenos del Espíritu, fueron los primeros en tomar parte en la fiesta, y presintieron a Cristo en María.

    Tú y yo, si queremos unirnos a esa alegría, debemos confesarnos, hacer silencio, orar ante el Belén, y esperar solamente a Dios. Es el único que no defraudará a quienes esperan su visita.

(2112)