“Evangelio

14 Diciembre, 2013 – Espiritualidad digital

¿Te reconoceré?

reconoceré    Se me ha pasado por la cabeza muchas veces una inquietud que parece una estupidez: «Señor, cuando me llames y sea yo llevado a tu presencia, es ese momento en que, abandonado ya este mundo, me encuentre a solas contigo… ¿Te reconoceré? ¿Qué sucede si pienso que eres san Pedro y empiezo a preguntarte por Jesús? ¡Menuda manera de inaugurar mi eternidad, con semejante metedura de pata!».

    La inquietud no es estúpida del todo. Cuenta con un trágico precedente: Elías ya ha venido, y no lo reconocieron. Sucedió también contigo: aquéllos que llevaban siglos esperando al Mesías, cuando lo tuvieron delante de sus rostros, tampoco lo reconocieron y lo crucificaron. Sucede hoy: son millones los hombres que buscan afanosamente algo que dé sentido a sus vidas, y son capaces de pasar ante una iglesia sin reconocer allí a Aquél que los ama hasta la extenuación, al único que puede llenarlos de gozo. ¡Cuántos de ellos, dentro de dos semanas, celebraran las «fiestas» sin reconocer la Navidad!

    No obstante, cuando sea yo llevado a tu presencia, creo que te reconoceré aunque nunca te hayan visto mis ojos. Cuando fijes Tú en mí los tuyos, sin duda, por tu mirada te reconoceré.

(TA02S)