Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

13 Diciembre, 2013 – Espiritualidad digital

Entérate, oh verdad: aquí mando yo

verdad    Tuvimos, en España, un presidente del Gobierno que fue tan presidente que al mismo Cristo corrigió. Desde su excelsa peana, tomó el evangelio de san Juan y lo enmendó, cambiando el orden de los factores para alterar el producto: «La libertad os hará verdaderos». Y se quedó tan ancho.

    Lo peor es que sus palabras eran la manifestación del sentir común: a nadie le importa la verdad. Lo que importa es el capricho. Si quiero abortar, el aborto es bueno. Si un varón desea casarse con otro, el matrimonio es unión de hombre con hombre. ¡Cortemos el mundo según la hechura de nuestro deseo! Lástima que la verdad se empeñe en vengarse: hemos creado una civilización suicida. En dos años, la pirámide de población se habrá invertido en España.

    Los hechos dan la razón a la sabiduría de Dios. El problema de aceptar la verdad es que nos obliga a ser humildes y a obedecer. Probablemente apetezca poco, pero, a la larga, libera. Sólo quien cumple la Ley de Dios y acomoda su vida a la verdad será librado del pecado y de la muerte. Soñando que somos Dios, morimos. Obedeciendo amorosamente como criaturas, recibimos vida eterna. Cada cual elija.

(TA02V)