“Evangelio

10 Diciembre, 2013 – Espiritualidad digital

Reagrupando el rebaño

ovejas    Sin ser Hipócrates, me atrevo a decir que la vida es el agrupamiento de múltiples órganos en torno a un principio vital que los alienta, mientras la muerte no es sino descomposición, dispersión de lo unido y pérdida del principio que agrupaba lo disperso. En resumen: unidad es vida, división es muerte. Un miembro amputado es un miembro muerto.

    Mueres porque vives disperso: entras en la iglesia, y tu cuerpo se encuentra frente a Dios. Pero tu mente está en tus planes, tu corazón en tus dolores, tus pasiones en sus sueños, y tu memoria en el pasado. Dices que te falta devoción, pero lo que te falta es vida: con tanta dispersión, te estás descomponiendo.

    Suponed que un hombre tiene cien ovejas; si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en el monte y va en busca de la perdida? A eso viene el Señor: a recoger, una por una, a tus cien ovejas, y a agruparlas de nuevo en el monte. Guiará tu pensamiento, conducirá tu memoria, aplacará tus pasiones y cautivará tu corazón. Cuando a todas las ovejas las haya agrupado en el Calvario, allí, recogido por entero junto a Él, muriendo tendrás vida.

(TA02M)