Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

8 Diciembre, 2013 – Espiritualidad digital

Las preguntas de un alma inmaculada

inmaculada    A una persona se la puede medir por sus preguntas. Quien no pregunta más que el resultado del último partido de fútbol de sí mismo dice que ha logrado la perfecta mediocridad. Quien jamás pregunta nada nos explica su soberbia; piensa que nadie sabe más que él.

    ¿Cómo será esto, pues no conozco varón? Indaga en la pregunta, contempla a aquélla que la tiene en los labios, y te adentrarás en la historia de amor más preciosa que jamás ha tenido lugar sobre la Tierra. La joven María es cortejada por Dios, y a través del ángel le pide que acepte ser la madre de su Hijo. Ella dice no conocer varón, porque había consagrado al propio Dios su virginidad desde niña. Ya entonces sintió que Dios se había prendado de ella, y la amaba con Amor celoso. Ahora, recibida la noticia de que será madre del Mesías, en su sorpresa pregunta, fascinada: «¿Cómo lo harás?».

    Existe una belleza, ya lo ves, capaz de enamorar al propio Dios y rendirlo de rodillas a los pies de una criatura: la belleza de un alma sin pecado. Alégrate en María, concebida Inmaculada, y pide para ti la gracia de esa misma hermosura.

(0812)