Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

7 Diciembre, 2013 – Espiritualidad digital

Perdidos

apostoles    Me entrevisté con un joven de dieciocho años. No estudia. No trabaja. No quiere nada. No se plantea nada. Tiene problemas, de los que no habla. «- ¿Te gusta algo? -Salir de fiesta. -¿Algo más? – Nada». A estos jóvenes, el alcohol y las drogas les oscurecen la piel y les dejan pastosa la voz. Son muchos. No es el tipo de persona que acude a hablar con el sacerdote; y, si el sacerdote se acerca, lo rehúyen. No es fácil llegar a ellos, porque nada les interesa.

    Estaban extenuados y abandonados, como ovejas que no tienen pastor. Unos pasan la vida buscando. Lo intentan con el dinero, el éxito profesional, un segundo matrimonio… y fracasan. Buscan la salvación sin hallarla. Otros, como este joven, ya no buscan. Se han tumbado a esperar la muerte con una botella, una pastilla, y otros jóvenes tan mortecinos como ellos.

    Más que el sacerdote podéis hacer vosotros, seglares que conocéis el camino del Cielo. Lo dice el Papa en Evangelii Gaudium, y os lo repito yo: necesitamos apóstoles. No os conforméis con saber el camino: acercaos a quienes no lo conocen y mostradles, con vuestra alegría, que estamos aquí para alcanzar a Dios.

(TA01S)