Evangelio 2018

23 noviembre, 2013 – Espiritualidad digital

Un Cielo sin bodas

bodas    Quizá me esté mal el decirlo -tomádmelo a broma-, pero, para los sacerdotes, parte de la buena noticia del evangelio de hoy es el anuncio de que los que sean juzgados dignos de la vida no se casarán. A veces no lo pasamos del todo bien celebrando “según qué” bodas. No es fácil. En cierta ocasión, me encontré al pie del altar con una novia cuyo vestido estaba diseñado para lucir el tatuaje que llevaba en uno de sus pechos… ¿Qué hago? ¿Suspendo la boda? ¿Llamo a la prensa? Pensar que el en Cielo no tendré que verme en situaciones así, francamente, me consuela. Y eso que sólo he contado un ejemplo.

    Para los casados, con o sin tatuajes: recordad que el vínculo sacramental se disuelve con la muerte. Si deseáis seguir unidos en el Cielo, debéis hacer lo posible en la tierra por llenar de eternidad vuestro amor: rezad juntos, amaos en el Señor, vivid en gracia, orad el uno por el otro, ayudaos a ser santos… De este modo, el vínculo de amor humano que compartís en esta vida se transfigurará en el Cielo, y estaréis juntos, aún después de que la muerte os separe, toda la eternidad.

(TOI33S)