Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

20 Noviembre, 2013 – Espiritualidad digital

¡Queremos que reine!

Cristo Rey    Cuando los hombres dicen de Dios: No queremos que él sea nuestro rey, acaban entregándose a los ídolos y arrodillándose ante ellos. No puede el hombre ser rey de sí mismo, pues ni siquiera es dueño de su vida. Un día, todo hombre, desde el más poderoso al más pobre de los mendigos, doblará su rodilla ante la muerte y comparecerá desnudo delante de Dios. La diferencia entre unos y otros estribará en que, mientras unos convirtieron la muerte en vuelo hacia el Amor, los otros llegaron a ella derrocados de su imperio.

    Yo deseo que Cristo reine en mi vida. Lo deseo porque su reinado es protección y Amor para los suyos, porque la obediencia a sus leyes me libera de muchas esclavitudes, y porque, si quiero convertir mi vida en ofrenda amorosa, deseo que sea Él quien la reciba. He visto a personas proclamarse “libres” de Dios (¡Qué estupidez! ¿puede uno “liberarse” de la libertad?) y los he contemplado de rodillas ante el dinero, ante el sexo, ante el afán de poder o ante la propia imagen. En ninguno de esos tiranos hay amor. Sólo muerte. Por eso quiero servir al Dios que me libra de mis enemigos.

(TOI33X)