“Evangelio

1 Noviembre, 2013 – Espiritualidad digital

Aprenda a ser santo en tres lecciones

santo    “Santo”, contra lo que muchos piensan, no es el grado siguiente a “bueno” en la escala de perfección moral. Y no es que los santos no hayan sido buenos, pero a la santidad se llega por otro lado. Es una escalera de tres peldaños:

    1.- Buscar a Cristo. No hay santo sin oración. Es en la oración y los sacramentos donde el hombre acude en busca de su Dios.

    2.- Encontrar a Cristo. Un día, la oración se vuelve luminosa. Como los rayos del sol entran por la ventana y llenan la habitación, así esa luz de Cristo que es el Espíritu invade el alma, el corazón, el pensamiento, los afectos… todo. La vida se llena de luz y de gozo.

    Hago una pausa. En este paso se quedan muchos. Pero, por desgracia, cuando se llega aquí aún no tenemos a un santo, sino a un “santurrón”. Estamos a un peldaño de la santidad:

    3.- Morir por Cristo. Aquél que uno era queda abrasado por Cristo. A partir de ese momento, el hombre anterior (el “viejo”) desaparece, y sólo se ve a Cristo en el santo. Pero para subir este escalón -ya lo ves- hay que estar dispuesto a morir.

(0111)

Las siete palabras desde la cruz: a la venta por 2,99€